Google+ Followers

viernes, 23 de septiembre de 2011

MI QUERIDO OTOÑO



Mi querido Otoño, eres más que bienvenido con tus suaves brisas y anaranjados vuelos.


El otoño siempre ha teñido, ocre, mi querido camino de la nostalgia. Ver resbalar la lluvia por la ventana o dejarme salpicar por ella, apoyada en la barandilla de mi terraza: es uno de los mejores momentos que me regala mi estación favorita. Adoro pasear notando el viento revolviéndome el cabello y verle jugar con las hojas; ese amante de árboles que gusta de desnudarlos poco a poco, ese amante que me acaricia con dulzura la piel de la cara; siempre me avisa, susurrándome al oído, que no queda mucho para la llegada del invierno y sus hadas del hielo. Tristemente, esta estación va muriendo por la desnaturalización del ciclo de la vida; ya sólo dura un suspiro, un latido de corazón… el guiño de un duende que cruza corriendo el parque, porque no tiene donde esconderse.

No hay comentarios:

Publicar un comentario